Tifoidea – Causas

Una de las principales causas de la fiebre tifoidea y de los síntomas de la enfermedad es una pequeña bacteria de forma alargada llamada Salmonella Typhi que sólo encuentra un depósito en el ser humano, es decir que esta bacteria solo puede reproducirse dentro del cuerpo del ser humano, y al ser eliminada por las heces, encuentra su vía para regresar a otro ser humano mediante los alimentos contaminados y no limpiados adecuadamente.

Cuando una persona prepara los alimentos, en ocasiones puede ser que no se haya lavado bien las manos, y luego manipule los alimentos. El proceso de transmisión va desde el ano a la mano y luego a la boca, reducido a ano-mano-boca. Los niños acostumbran a tocarse la zona del ano por molestias en ocasiones pues no tienen conciencia de la insalubridad de su acción y luego al llevarse la mano a la boca se contagiarán a sí mismos o a otras personas pues puede haber bacterias que en pocas cantidades resultan inofensivas. Sin embargo en la fiebre tifoidea las causas no siempre son el simple hecho de tocar las heces directamente, pues en ocasiones hay objetos de manejo común que pueden estar infectadas con bacterias como las monedas y los billetes que se manipulan comúnmente y resultan básicos en el intercambio diario de enseres.

Tifoidea Causa Salmonella Typhi

Tifoidea Causa: Salmonella Typhi

Además no solo el ser humano es responsable de las causas de la fiebre tifoidea, sino también las moscas que se posan sobre las heces y terminan transportando las bacterias de un lugar a otro, aun así la responsabilidad recae en la mala limpieza de los establecimientos, hogares o vías públicas que en zonas en desarrollo son desatendidas por sus habitantes y gobernantes, haciendo que en estas áreas, por ejemplo, se empoce el agua y termine siendo un foco infeccioso lleno de bacterias y de insectos que podrían transmitir un sinnúmero de enfermedades además de causas de tifoidea entérica.

Otra de las causas de la tifoidea son las personas contagiadas que luego de ser tratadas y salir de peligro, incluso ya dejando de sentir todos los síntomas pueden seguir siendo portadoras, y deben realizarse el chequeo correspondiente para tomar las medidas necesarias para que esta persona deje de ser un foco infeccioso a pesar de haber sobrepasado a la enfermedad y estar del todo curada aunque hayan pasado ya varios años.

Fiebre Tifoidea – Contagio

Como se ha dicho de la fiebre tifoidea, el contagio es fecal-oral en su gran mayoría, ya sea de manera directa o con contacto indirecto como el comer alimentos contaminados o el llevarse las manos a la boca cuando se ha estado en contacto con objetos contaminados, de la misma manera que la transmisión mediante insectos que hayan estado en contacto con las heces.

El ser humano es el único capaz de transmitir la enfermedad de manera primaria, es decir que las heces del ser humano son las únicas donde se encuentra la bacteria en cantidades considerables para un contagio pues es el ser humano el único huésped para la Salmonella Typhis. La fiebre tifoidea es contagiosa pero contrario a lo que se cree la bacteria no se transmite por otra vía que no sea la fecal, es decir que no se puede contagiar por dar un beso o simplemente con tocar a alguien siempre y cuando las áreas de contacto estén limpias y descontaminadas.

Así como la fiebre tifoidea da contagio únicamente de persona a persona, también puede darse el caso de áreas poco higiénicas en las cuales los deshechos humanos no son tratados adecuadamente ni llevados a lugares donde pueden disponer de ellos con la higiene apropiada. Por lo tanto cuando se contrae la enfermedad, e incluso por mucho tiempo después, es mejor limpiar bien los alimentos y los utensilios de cocina antes y después de usarlos, así como disponer adecuadamente de los deshechos.